He repetido estas afirmaciones docenas de veces ante alumnos incrédulos que al día siguiente, apenas veinte horas de curso después, se despedían de mí sabiéndolo hacer, habiéndolo hecho.

Por eso he elaborado los cursos utilizando textualmente experiencias de alumnos de los seminarios dictados en Montevideo, Uruguay y en Distrito Federal, Monterrey, Torreón y Xalapa, en México, etc.

Los cursos han sido pensados para profesionales de la salud. Por eso ustedes me verán argumentar constantemente sobre cómo emplearlo para ayudar a los pacientes. Pero el tema de la reencarnación, la vida después de la muerte y la posibilidad de recordar sucesos de otras vidas y de esclarecer así el verdadero sentido de nuestra existencia excede largamente el limitado campo de la psicología y la medicina. Lo mismo sucede con el fenómeno de la hipnosis y la posibilidad de ayudar al semejante con el auxilio de la palabra, y aun con el de los tonos de voz y la cadencia al hablar.

Están destinados para toda persona, sea o no profesional, que por razones espirituales desee estudiar la manera de crear este fenómeno y de investigar sobre ese “imposible” fenómeno de recordar cosas que ocurrieron antes de nuestro nacimiento.

A mis colegas psicólogos, pertenezcan a la escuela que fuere, los invito a recorrerlo sin prejuicios y a integrar a su manera de trabajar algunos recursos nuevos, probadamente efectivos.

Armando Scharovsky
Licenciado en Psicología. Director del Instituto Scharovsky de Hipnosis Clínica Reparadora.